Educar en Valores

No dejes a nadie, el educar en valores a tu HIJO, en valores CRISTIANOS, ni a ningún tipo de Iglesia, o escuela particular, ni a ninguna persona.

Nadie, nadie, por más que sea ilustrado en educar en valores a los hijos, puede sustituir a los Padres en darle la mejor instrucción y preparación de enfrentar la vida, y aun más tu HIJO no querrá escuchar fácilmente cualquier consejo, si no el de sus Padres.

Eres tú quien debe instruir a tu HIJO desde pequeñito y prepararlo para enfrentar las situaciones y circunstancias de la Vida.

Reconoce que si tienes un HIJO, tienes el compromiso con DIOS de instruirlo, con el fin de que alcance su potencial al máximo y cumpla el Propósito de DIOS preparado para su vida .

No tienes excusas para dejar de educar en valores a tu HIJO.

No delegues su educación, en valores CRISTIANOS a cualquier SER o INSTITUCIÓN. Ellos sólo serán complementarios a lo que tú primeramente le adiestras en tu Casa.

No requieres una gran educación, sino Sabiduría y la mejor es la que proviene por el TEMOR a DIOS.

Ahora claro, la instrucción a tu HIJO, se la darás primero educándote tú, con la lectura diaria de la PALABRA de DIOS.

No puedes educar sin educación, instruir sin estar instruido(a).

Por si aun no te has dado cuenta, tú no eres responsable sólo de ti y tu destino eterno, también eres responsable del destino eterno de tu HIJO.

Tu Hijo estará siempre dispuesto a escuchar tus enseñanzas, tus instrucciones, no le decepciones.

Al final todos vamos a rendir cuentas a DIOS. Tú y tu Hijo también.

Observa el siguiente versículo de la PALABRA de DIOS, dice lo siguiente.

Deuteronomio 31 v 13.

“Y los HIJOS de ellos que no supieron, oigan, y aprendan a TEMER a JEHOVÁ vuestro DIOS todos los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella.”

Si tu Hijo recibe tus instrucciones basados en la PALABRA de DIOS, saldrá con valentía a enfrentar a la vida, se resistirá contra los mal llamados “amigos” y se mantendrán firmes ante las acechanzas del enemigo, honrarán a DIOS sin timidez, y tú sentirás la satisfacción del deber cumplido.

Así que desde hoy implementa este consejo y no dejes a nadie el educar en valores CRISTIANOS a tu HIJO.

 

Un Abrazo.

Pablo Simbaña Cabezas.